Pilar Carrasquer Oto durante su intervención en las jornadas de Igualdad de Género celebradas en la Asamblea RegionalLa profesora titular del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona, investigadora del Centro de Estudios Sociales sobre el Trabajo y la Vida Cotidiana, QUIT, y del Instituto de Estudios del Trabajo, IET, de la UAB, entiende la brecha salarial de género como fenómeno multidimensional, que constituye una de las expresiones más notables de las desigualdades entre mujeres y hombres en las sociedades europeas. 

A pesar de que la legislación vigente protege contra la discriminación salarial, la diferencia entre el salario femenino y el masculino continúa situándose por encima del 20 por ciento en España. Todos los indicadores apuntan a que la brecha salarial de género, lejos de desaparecer, se consolida y refuerza como un eje clave de desigualdad de género en el mercado de trabajo.

 

En su análisis sobre este fenómeno poliédrico, Carrasquer señala que la brecha salarial de género sería resultado de varios factores como la mayor presencia femenina en el trabajo a tiempo parcial, la segregación ocupacional y el valor que se da a las ocupaciones más feminizadas o la discontinuidad de las trayectorias laborales femeninas debida al trabajo de cuidado.

Existen otros agravantes relacionados con la propia estructura productiva o las características y composición de los salarios, entre el que destaca el peso de los complementos salariales ligados a la presencialidad de la empresa.

La segregación ocupacional, el tiempo de trabajo, el reconocimiento del trabajo de las mujeres y la transparencia en los distintos procesos de gestión y recompensa del trabajo, conforman el núcleo duro de los factores explicativos de la brecha”, apunta Carrasquer.

En su exposición, la investigadora ha señalado la necesidad de intervenir a distintos niveles, tanto dentro como fuera del mercado laboral, mediante el concurso de los actores sociales y de las administraciones competentes en el ámbito de las relaciones laborales y de las políticas públicas.

 

 La artista Maite Defruc creó una de sus originales esculturas en movimiento 'a la cera perdida' durante la jornada de trabajo Maite Defruc, una escultora internacional con técnica propia

Durante la intervención de Pilar Carrasquer, los asistentes han podido contemplar el proceso de creación de una escultura de la artista cartagenera Maite Defruc mediante la técnica de fundición ‘a la cera perdida’.

Con una dilatada y reconocida trayectoria profesional que le ha permitido exponer en galerías de todo el mundo, Maite Defruc realiza personalmente todo el proceso que conlleva su obra utilizando las técnicas más antiguas de fundición ‘a la cera perdida’. Sus bronces despiertan la admiración del observador por sus texturas, sus juegos de luz y sombra, sus volúmenes, y por un cierto poso clásico. El movimiento, la escultura al aire y las texturas con transparencias forman parte del carácter distintivo de esta artista emprendedora, pionera en su labor y técnica, que ha sabido hacerse un nombre gracias a su talento y tesón dentro de este complicado arte.

En el Patio de las Comarcas se han dado cita varias dimensiones, imprescindibles todas ellas, en la lucha por la igualdad de género: la política, la investigación y la cultura.

Entre el público asistente a las jornadas, cabe destacar a los miembros de la Comisión Especial contra la Discriminación y Violencia de Género, quienes han participado activamente en la reunión de trabajo, y diputados y diputadas regionales de todos los Grupos que se han querido sumar a los distintos análisis de las expertas en igualdad.